lunes, 16 de mayo de 2011

Octavio Aráoz de Lamadrid - Categoría 1. Juez de primera instancia

UN JUEZ REPUBLICANO






Candidato: Octavio Aráoz de Lamadrid

Categoría 1. Juez de primera instancia

Postulado por #PORLAJUSTICIA



El siguiente párrafo del inefable Aráoz de Lamadrid —el del UNO como nota en su concurso para juez federal— habla por sí mismo.


“… quiero dejar sentada una observación muy personal. Dada mi experiencia en el trato con las organizaciones como las que representan los señores letrados peticionarios, considero que las mismas pretenden constituirse en una suerte de ‘controladores’ de la actividad de los jueces (sólo requieren intervenir en causas particularmente notorias; luego solicitan acceder a nuestras declaraciones juradas; y en ocasiones promueven investigaciones contra los jueces, que ellos entienden que han obrado mal, ante el Consejo de la Magistratura); con lo cual entiendo que se desnaturaliza absolutamente el sistema procesal y aun la independencia judicial. Los controles jurisdiccionales de los jueces de primera instancia, son las cámaras de apelaciones, no particulares que representan organizaciones de dudosa representatividad (valga el juego de palabras)”[1].



Algunas reacciones sobre la afortunada teoría de Mr. One:


En su fallo (ejem) ante una presentacion de ACIJ (nuestra amiga, la Asociacion Civil por la Igualdad y la Justicia), el sr. Juez subrogante Araoz de Lamadrid (1 en su concurso. Uno no quiere decir primero sino que es el numero que le correspondio como nota en el examen), decidio agregar esta simpatica nota final, de caracter personal. Aqui la transcribo. Caramba, caramba, quisiera agregarle otras notas adicionales, igual de personales.


En los comentarios de esa entrada:


AT dijo...

RG:
Lo leo y no sé por donde empezar... Pero al margen de sentirse eximido de control de organizaciones (que no se sabe si realmente buscan la igualdad y la justicia) y ser una víctima del cúmulo de trabajo, entre otras cuestiones que deja traslucir en su discurso, me hace recordar la frase de un filósofo contemporáneo: "No me peguen, soy Giordano".
Saludos,
Tony

Roberto dijo...

Olviden mi comentario a la seccion sobre desaciertos constitucionales.
La doctrina Araoz de Lamadrid supera todo posible ejercicio de la imaginacion




De "Atando cabos", nota en el blog "Sin Corrupción"


Fue sorprendente leer aquellas palabras nacidas de lo más profundo del pensamiento de SS. ¿Por qué podría molestarle a un magistrado que la sociedad civil tome conocimiento de su desempeño en casos de manifiesto interés general? ¿Por qué tanta necesidad de mantener su accionar lo más reservado posible, sabiendo que el secreto suele ser el mejor aliado de la impunidad?


El 1 de febrero de 2011 tampoco fue un día que pasó desapercibido para CIPCE y ACIJ. Ésa fue la fecha en la que la Justicia allanó el estudio del ahora abogado Octavio Aráoz de Lamadrid. El allanamiento –acompañado de una requisa personal- se debió a una denuncia por tráfico de influencia, según la cual Aráoz de Lamadrid habría intentado “comprar” a un camarista de Casación que debía definir la excarcelación de Armando Uño, uno de los siete detenidos por el crimen de Mariano Ferreyra.


Si la denuncia resulta ser cierta, por lo menos sabremos qué tipo de razones llevaron Aráoz de Lamadrid a luchar contra la publicidad de los actos de los magistrados, tres años atrás.








[1] El 20 de mayo de 2008, el juez federal Octavio Aráoz de Lamadrid, en la causa nº 11.645/2004 caratulada “Secretaría de Transportes de la Nación y otros s/delito de acción pública”, rechazó una solicitud de acceso a las actuaciones del caso. Ezequiel Nino (por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia) y Pedro Biscay (por el Centro de Investigación y Prevención contra la Criminalidad Económica), solicitaron acceso a las actuaciones del caso, que este buen señor denegó.

1 comentario:

Guillermo Nicora dijo...

Tres reflexiones:
1) El susodicho tendría que ir a una terna aún inexistente, que podría llamarse "Ex juez con acción residual" "¿se fue? avisen si llega a volver" o algo así.
2) Hasta donde yo sabía, este señor había sido puesto a ocupar el puesto de un juez vacante, sin serlo (ese espanto mal llamado "subrogancia"). O sea que el premio se lo tendria que llevar en estos casos el que lo puso ahí diciendo que estaba capacitado.
3) Cuando un ñato hace estos desaguisados, y por cualquier causa se va (o lo van, no sé) sin meterlo preso ¿no hay forma de que el Colegio de Abogados le niegue la matrícula y lo mande con una mantita a vender DVD truchos a la calle? En este caso, todo indica que -como Abogado- tiene casi tanto potencial dañoso que como judicial...